Síguenos
ORDEN HOSPITALARIA SAN JUAN DE DIOS

Simbolos Institucionales

Los religiosos de San Juan de Dios, guiados por el Carisma de la Hospitalidad idealizaron en la educación el valor de servicio en favor de los niños, niñas y adolescentes en la búsqueda de formar hombres y mujeres con sentido misional en la hospitalidad. El Colegio Bilingüe San Juan de Dios marca un punto y aparte en la sociedad capitalidad ubicada al sur de la ciudad siempre enfocados en Hacer el bien, bien hecho, manteniendo su identidad en el servicio, la responsabilidad, espiritualidad y la calidad en la educación.

El Logo Institucional del Colegio Bilingüe San Juan de Dios se constituye de dos elementos:

El Nombre: corresponde a la definición textual de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios como eje principal de la organización, identifica formalmente el nombre del Colegio Bilingüe San Juan de Dios, la ciudad de origen y a Colombia como referencia geográfica.

La definición gráfica corresponde a la fruta de la Granada madura partida en dos y ésta, muestra su fruto representado en círculos en su interior, granada que tiene como base una cruz y en sus laterales le acompañan tres hojas en cada lado de la granada, articuladas cada una

de generando un equilibrio simétrico que mantiene la unidad gráfica.

San Juan de Dios glorioso, benefactor insigne de los enfermos, los desahuciados y abandonados, de los que sufren depresión, angustia o ansiedad, de los traumatizados, de las víctimas de abusos, y de toda persona desamparada o en dificultad, te suplicamos de todo corazón, y por la poderosa ayuda divina que recibiste de tu amigo y protector el Arcángel San Rafael, que nos des tu asistencia en las necesidades corporales, espirituales y materiales que aquí te presentamos:

(Pedir lo que se necesita)

No nos niegues la ayuda que con fe te pedimos, mira nuestras carencias, nuestros agobios, tiende tu generosa mano y danos tu auxilio, danos las bendiciones que tanto precisamos para solucionar nuestros problemas, pide por nosotros al Señor de Misericordia y consigue seamos escuchados y atendidos.

Así mismo te pedimos que nos hagas partícipes del conocimiento de Dios, para que conociéndolo le amemos, le sirvamos y le obedezcamos porque no hay mayor pobreza que el desconocimiento de Dios, y libres de esta pobreza espiritual seamos dotados de buenas obras y así de esta manera, venciendo todos los obstáculos de la vida presente seamos dignos de las glorias y maravillas celestiales.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.